Archivo de la categoría: consejos

Pierde la batalla y vuela

Al final ya no importa, deja de doler.
Aceptas que en ciertas guerras, es mejor perder.

Sigue leyendo

Anuncios

Enamórate…

… de quien te mire con ternura, aun en medio de tus locuras.

Sigue leyendo

Life

Life isn’t a movie that you can watch at home. You don’t have the power to pause, rewind or stop.  Sigue leyendo

Otoño

La naturaleza, de colores nostálgicos está impregnada. El cielo arde, anunciando la mañana.  Una brisa helada se cuela por mi ventana. La soledad me acompaña. Recuerdo los días en que fuiste mio, se invade el corazón de frío.
Sigue leyendo

Imagen

pensamientos cortos X

pensamientos cortos X

Vídeo

A la madre tierra

Conmemorando el día del planeta tierra. Un pensamiento que te invita a reflexionar.  Todos somos responsables del sufrimiento de nuestra tierra: unos por  decisión y otros por inacción.

Yo formé parte de tus verdugos.
Y soy espectadora de los sacrilegios que muchos han cometido.
Te lastimo madre mía, cuna de todo ser vivo.
Porque permito que envenenen tu cuerpo, templo de mi alimento.
Tú me regalas todo y me hacen pagar por ello.
El ser humano, corrupto; abusa de tus entrañas.
Más te regalan un día, para celebrarte madre mía.
Pero el resto del tiempo, te destruyen con premonición y alevosía.
¡Que dejen la hipocresía!; y se unan para salvarte.
Porque todos somos culpables de matarte lentamente.
¡Perdóname madre mía, absuélveme madre tierra!
Por no ser capaz de defenderte, merezco la peor condena.

Vídeo

No se olvidar

El drama tocó las puertas de mi habitación;
Para recordar, que el dolor sigue latente.
¿Cómo suprimir este sufrimiento?
¿Cómo apartarlo de mi mente?
Perdonar, será posible;
Pero, ¿quién puede olvidar?
El daño indeleble;
Que no se puede borrar.
El engaño y la traición;
Invadieron el ordenador.
Irrumpieron como ladrón;
Y marchitaron el corazón.

Para que medites, te obsequio el video de la canción ¿Cómo se cura una herida?, interpretada por Jaci Velázquez.

Tal vez exista la manera de hacer que el dolor sea menos intenso, cuando no te apegas a él. Quizás, es momento de que dejes de ver el dolor como parte de tu condición humana y permitas que tus ojos vean las maravillas que la vida te ofrece. Puede que sea la hora de que accedas a sorprenderte con los detalles más insignificantes. Porque, no importa cuán grises se tornen tus días. En algún momento el sol tiene que resplandecer.